¿Qué es un Tsunami?

Definición "Tsunami" ó Maremotos

Los maremotos son generados tanto por erupciones volcánicas submarinas como por masivos deslizamientos de tierra que caen al mar. Si se produce un gran deslizamiento en la tierra bajo el océano, esto crea una columna de agua que gana velocidad y altura a medida que se acerca a la costa.

En aguas profundas, un maremoto puede tener hasta 200 kilómetros de ancho, pero sólo 0,5 metros de altura. A medida que viaja en dirección a la costa y las aguas menos profundas, puede alcanzar más de 700 k.p.h. de velocidad, tan rápido como un avión jet. Para cuando llega a la costa, un maremoto puede adquirir 50 metros de altura. Al golpear tierra firme puede arrastrar edificios y vegetación con una fuerza increíble. El maremoto más grande registrado golpeó la Bahía de Lituya, Alaska, en 1958. Un terremoto de 8 en la escala Richer provocó un enorme deslizamiento de tierra hacia el mar, que detonó una ola de 524 metros de altura. ¡Más alta que el edificio Empire State! Asombrosamente, se registraron solo dos muertes, y el daño fue restringido a tres botes y la vegetación costera, ya que no se trataba de un área densamente poblada.

 Cuando el mar se pone de pie

¿De dónde salen las olas gigantescas? Son ondas de agua causadas por una ruptura, o sismo, de manera lenta, en el piso del océano, capaz de alterar las condiciones naturales en la superficie.

¿Qué son los Maremotos?

Los maremotos, también son conocidos como tsunamis, nombre de origen japonés que significa grandes olas dentro de las bahías. Así mismo se les conoce como ondas de marea, aunque a los científicos no les simpatiza el nombre. Lo cierto es que los Tsunamis son el producto de las erupciones volcánicas y temblores submarinos que sacuden el planeta. Los tsunamis atraviesan el océano en forma de olas bajas, muchas veces sin que las naves que están en alta mar las perciban, porque la velocidad con que se deslizan alcanza hasta los 270 Kms. por hora, a intervalos de 15 minutos. Al acercarse a las playas se elevan de forma descomunal (con olas de 18 metros en áreas aplaceradas y 30 metros en las calas) y revientan con fuerza destructora, aunque no siempre la primera es la que hace más daño. Sus causas no tienen vínculo alguno con los vientos, ni con la atracción de la luna y el sol.

La ola tsunami tiene su origen en una onda sísmica provocada por el súbito desplazamiento de una masa de agua que es capaz de recorrer enormes trayectos antes de tener contacto con la tierra y su velocidad está relacionada con la profundidad de las aguas. De este tipo de fenómenos naturales, los que suceden en el océano Pacífico son los que más desastres han causado a la humanidad, especialmente en países como Japón, Chile y Perú.
Antes de llegar a una playa, podemos sospechar la llegada de un tsunami, primero porque las olas se agrandan y llegan con más fuerza. Pero la señal más inequívoca es cuando el agua comienza a alejarse de la orilla dejando en seco embarcaciones, arrecifes y hasta peces. Cuando esto suceda, corra fuera del mar y aléjese lo más que pueda hacia lugares altos, porque lo siguiente que vendrá será el ruido atronador de una inmensa ola que puede variar entre los seis y veinte metros de altura y que en las ensenadas puede alcanzar pavorosas proporciones.

Las causas que generan un tsunami o maremoto son: 

  1. Un sismo en el fondo del mar, cuya ruptura se da de manera lenta.
     
  2. La caída de grandes masas de tierra o monumentales iceberg (témpanos de hielo) sobre el mar o sobre un lago.
     
  3. La explosión de un volcán a nivel del mar o en el fondo del mar.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Si usted reside en una comunidad costera, debe conocer el Plan de Emergencia que prevé el sistema de alerta, en aspectos de evacuación hacia las zonas altas; debe contar con provisiones básicas de alimentos, medicinas y demás Aléjese de las áreas de peligro como playas y lugares bajos hasta que tenga información de que el peligro ha pasado; no sea irresponsablemente curioso. Nunca vaya a observar el tsunami.

Coopere con las autoridades locales y organismos de emergencia. Evite el pánico y escuche con atención las informaciones que trasmiten los medios de comunicación. Siembre árboles a lo largo de la costa para romper el muro de agua; y, sobre todo, no construya su vivienda cerca de la costa en regiones sujetas a tsunamis Ubicar las posibles áreas de influencia sísmica, de tal manera que al construir cerca del mar se elijan los sitios más altos posible, cuyos cálculos de construcción deben presentar las mejores condiciones de resistencia contra fuertes oleajes, fuertes vientos, movimientos sísmicos comunes y otros efectos de la naturaleza que puedan ocasionar daños.

Sismógrafos   Instrumentos de medición y registración de ondas sísmicas utilizadas desde fines del siglo XIX hasta el presente. Las mejoras en su construcción a partir del desarrollo del alemán Emil Wiechert a lo largo del tiempo han permitido lograr mayor capacidad de amplificación de ondas para graficar y un mayor periodo de frecuencia de lectura de las ondas verticales y horizontales llegando a los actuales estándares de sensibilidad y exactitud que se aplican en los diferentes tipos de sismógrafos.

 

Escala Richter de magnitudes   En 1935 el físico estadounidense Charles Richter introduce el concepto de magnitud para evaluar y clasificar sismos la cual se convierte en un Standard aceptado internacionalmente. La nueva escala es superadora de la hasta entonces existente de Mercalli limitada a la evaluación de daños producidos por los sismos. La nueva escala para medir los registros sismograficos es logarítmica y caracterizada de 1 a 10 aunque sin un máximo prefijado.