¿Qué es un Terremoto?

Peligro e Historia Sísmica en Puerto Rico

La Isla de Puerto Rico se encuentra localizada en una zona sísmica activa. Su ubicación en el margen de las placas tectónicas del Caribe y Norteamérica, la expone al peligro de los terremotos. La experiencia nos ha enseñado, y la ciencia ha demostrado, que la mayoría de los eventos sísmicos ocurren en o cerca de los bordes de estas placas.

A través de nuestra historia hemos sido afectados por fuertes terremotos que han producido daños severos a la propiedad y han cobrado la vida de residentes en nuestro país. Fuertes terremotos nos afectaron en los años 1670, 1787, 1867 y 1918. El más reciente de estos terremotos ocurrió el 11 de octubre de 1918 y alcanzó una magnitud de 7.3 afectando considerablemente el área oeste de la Isla. El terremoto ocasionó daños estimados en cuatro millones de dólares, cifra cuantiosa para esa época. Cobró la vida de ciento diez y seis (116) personas, cuarenta (40)  de las cuales perecieron ahogados por un maremoto que ocurrió varios minutos después del terremoto. El maremoto alcanzó una altura de alrededor de veinte (20) pies sobre el nivel del mar.

Aproximadamente, medio siglo antes, el 18 de noviembre de 1867, nuestra Isla fue afectada por otro fuerte terremoto que alcanzó una magnitud estimada de 7.3. Este terremoto afectó en forma severa el área este de la Isla y produjo un maremoto que alcanzó, según observadores, alrededor de 18 pies sobre el nivel del mar. El maremoto arribó a la costa sureste alrededor de 15 minutos luego de ocurrir el terremoto.

Considerando la historia sísmica documentada en nuestra Isla, los fuertes terremotos nos han afectado a intervalos que fluctúan  entre 51 y 117 años. Estos terremotos se produjeron en una época que la mayoría de las viviendas eran de madera y la población desde entonces a esta fecha se ha multiplicado cuatro veces en nuestra Isla. De ocurrir un terremoto similar a los sismos históricos descritos, los daños potenciales a las estructuras, infraestructura y al sector económico podría alcanzar cifras millonarias.

Unos de los principales mitos o falacias sobre los terremotos  es que no hay nada que se pueda hacer para prevenir los efectos sobre los seres humanos o los daños a la propiedad.  Nada más lejos de la realidad. Existe un gran número de  recomendaciones sobre que hacer ahora, durante y después de un terremoto, que han probado su efectividad durante terremotos  en diferentes partes del mundo.

COMO PROTEGERSE EN CASO DE TERREMOTO

Ahora


Prepárese Ahora

Haga un plan de preparación contra terremotos. Recuerde que un terremoto mayor podría ocurrir ahora mismo; que el estar preparado puede ser la diferencia entre la vida y la muerte; que el área afectada podría estar sin agua, luz y teléfono durante varias semanas; y que el gobierno no podrá atender las necesidades de todos los ciudadanos de manera inmediata, por lo que usted deberá estar preparado para prestar ayuda.

 

Proteja su Familia

Desarrolle una conciencia sísmica que le permita responder con prontitud y proteger su vida dondequiera  que se encuentre.  Indíquele a cada miembro de su familia lo que debe hacer ahora, durante y después de un terremoto. Identifique los peligros en su hogar y lugar de trabajo, y tome las medias necesarias para eliminar los mismos. Seleccione un lugar de reunión en un sitio seguro por si el terremoto ocurre cuando no estén juntos.

Proteja su Propiedad

Adquiera un seguro adecuado contra terremotos.  Haga una inspección minuciosa de su casa para determinar su solidez estructural.  Asesórese antes de construir una estructura o modificar la existente para asegurarse de que la misma sea sismorresistente.  No construya o compre propiedades en terrenos susceptibles a inundaciones, maremotos, deslizamientos u otros peligros geológicos.

Peligros Potenciales en el Hogar

No coloque objetos pesados en lugares altos.  Aleje las camas de ventanas de cristal, espejos, cuadros y otros objetos que podrían caer sobre usted.  Ancle los muebles altos a la pared o al piso.  Sujete firmemente los objetos que cuelgan del techo.  Fije a la pared los calentadores y tanques de gas fluidos.

Primeros Auxilios

Asegúrese de que los miembros de su familia sepan suministrar primeros auxilios y resucitación cardio pulmonar.  Mantenga un botiquín de primeros auxilios en un lugar accesible y seguro.  Asegúrese de tener un abasto suficiente de medicinas recetadas para los miembros de su familia que así lo requieran.

 Artículos de Primera Necesidad

Mantenga siempre una reserva de agua y de alimentos secos enlatados y reemplace los mismos con seguridad.  Tenga una linterna, un extintor de incendios y una caja de herramientas en un lugar accesible.  Adquiera un radio portátil.  Asegúrese de tener baterías de repuesto.

 Preparación en su Vecindario

Desarrolle un Plan de preparación de terremotos con sus vecinos.  Evalúe los recursos de su vecindario.  Identifique personal médico, radioaficionado y obrero de la construcción, así como la disponibilidad de camiones, equipo de comunicación, herramientas y provisiones.  Establezca un lugar del vecindario donde se reunirán las familias después del terremoto para coordinar la ayuda a aquellos que lo necesiten.

Preparación en las Escuelas

Un terremoto fuerte puede ocurrir durante horas escolares. Es importante que todas las escuelas y colegios en Puerto Rico tengan un plan operacional de respuesta contra terremotos, así como para otros eventos naturales o tecnológicos.  Usted debe conocer este plan.  El mismo debe tener instrucciones específicas para los estudiantes y maestros de cómo protegerse en caso de un terremoto.  Colabore en el desarrollo de las actividades incluidas en el plan tales como ejercicios y simulacros.

Medidas de Prevención

Conozca rutas alternas para llegar a su hogar ya que algunos caminos podrían quedar bloqueados.  Mantenga un duplicado de las llaves de su hogar y vehículo en un lugar seguro y accesible cerca de la puerta de salida. Guarde los documentos importantes (pólizas de seguro, escrituras, pasaportes, etc.) en una caja de seguridad.  Conduzca y practique simulacros, contra terremotos en su hogar y lugar de trabajo.

 

DURANTE EL TERREMOTO

Qué sentirá

Durante un terremoto fuerte usted sentirá un movimiento severo que podría durar más de un minuto después de haber comenzando el sismo.  Oirá un ruido ensordecedor al que se le sumarán los de objetos al caer y el de las alarmas que se activarán.  Podría ser difícil mantenerse de pie, ya que sentirá como si estuviera sobre una alfombra que es halada de súbito.

 Reaccione con Prontitud

Si está dentro de su casa u otra edificación, quédese ahí.  No salga corriendo durante el terremoto.  Conserve la calma.  Protéjase de los objetos que caen.  Métase bajo una mesa, escritorio o cama fuerte.  Aléjese de la cocina, de ventanas y puertas de cristal, espejos, estantes, libreros y gabinetes.  Si está en un lugar público no corra hacia la salida, ya que podría ser atropellado por la multitud presa del pánico.

 Si está en un Edificio Alto

No salga del edificio, ya que los elevadores, escaleras y alrededores son lugares sumamente peligrosos durante un terremoto.  No se sorprenda si se interrumpe el servicio eléctrico y los rociadores y alarmas se activan.  Los cuartos pequeños y el área frente a los elevadores presentan generalmente mayor seguridad estructural que otras áreas del edificio.

 Si está en la Calle

Si está afuera, manténgase alejado de edificios, árboles, postes y cables eléctricos.  Si está conduciendo, pare el vehículo alejado de puentes, postes, taludes y edificaciones.  Quédese dentro del vehículo hasta que cese el temblor.  Si está cerca del mar, aléjese inmediatamente de la orilla y manténgase a más de cien metros de la playa, ya que podría ocurrir un maremoto.

 No corra

Si está en un teatro, restaurante, estadio, salón o lugar público donde hay muchas personas, no corra hacia las puertas ya que muchos podrían hacer lo mismo y atropellarse en las salidas al ser presos de pánico.

DESPUES DEL TERREMOTO

 Mantenga la Calma

Espere hasta que todo el movimiento haya cesado.  Si usted está atrapado llame o haga ruido para recibir ayuda.  Si no lo está, calme a los demás y tome unos momentos para pensar las consecuencias de lo que vaya a hacer.  Esté preparado para temblores secundarios o réplicas que ocurren luego de un terremoto mayor.

 Evalúe la Situación

Haga una rápida inspección inicial por si hay incendios, escape de gas, heridos o gente atrapada.  Establezca las prioridades de acuerdo a las circunstancias.  Si hubiera fuegos o escapes de gas, controle los mismos.  De esto no ser posible, ayude a los heridos a salir, abandone rápidamente el edificio y busque ayuda.

Sea Prudente

No toque cables caídos y desconecte el sistema eléctrico de su propiedad.  Póngase ropa y zapatos adecuados, ya que necesitará protegerse de vidrios, escombros y sustancias peligrosas que hayan caído al suelo.  Tenga cuidado al abrir las puertas de armarios y alacenas, ya que los objetos podrían caer sobre usted.

 Sea Cooperador

Implante su plan de emergencia familiar y comunal.  Preste atención especial a los niños y personas con impedimentos.  No salga a novelear.  Sintonice el sistema de radiodifusión de emergencia para seguir instrucciones.  Coopere con la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD) y otras agencias de ayuda.